Motor
Sunday 27 de May de 2018 - 18:08:04

Will Power ganó por primera vez las 500 Millas de Indianapolis y le dio a Penske su 17º triunfo

▓ INDYCAR - 500 MILLAS DE INDIANAPOLIS ••• La espera se hizo larga, pero por fin la victoria en las míticas 500 Millas de Indianapolis llegó para Will Power en su undécima presentación, y que además lo convierte en el primer australiano en ganarla. El piloto del Team Penske fue el mejor entre los favoritos, con la estrategia adecuada y la velocidad suficiente para que ni el poleman Ed Carpenter (Ed Carpenter Racing) ni Scott Dixon (Chip Ganassi Racing), segundo y tercero respectivamente, no pudiesen disputarle el triunfo, ya que se hizo del liderazgo a cuatros vueltas del final. Alexander Rossi (Andretti Autosport) llegó cuarto, seguido de Ryan Hunter-Reay (Andretti Autosport), Simon Pagenaud (Team Penske), Carlos Muñoz (Andretti Autosport) y Josef Newgarden (Team Penske).

tamaños

IMPRIMIR

█ - En su 11er intento en la carrera más importante del año, Power logró hacerse un hueco en la historia como ganador de la Indy 500, uno de los logros que faltaba en el palmares de este experimentado piloto ex Champ Car y campeón de la IndyCar Series.

Will Power  se ha quitado la espina y ganó la edición 102 de las 500 Millas de Indianápolis. El australiano del Team Penske tuvo una carrera sólida, liderando en varios pasajes y sobre el final tomó la punta luego que Stefan Wilson y Jack Harvey fueran a pits en la última vuelta al esperar que saliera una bandera amarilla sobre las últimas vueltas que finalmente no apareció.

Esta es la victoria número 32 para el campeón del 2015 y la 16ta Indy 500 para Roger Penske, que vuelve a besar los ladrillos por primera vez desde 2015, cuando venció Juan Pablo Montoya.

Ed Carpenter quedó en segunda posición, a la postre su mejor resultado en las “500” para el piloto local que había partido desde la pole y estuvo en punta la mayor parte de la primera mitad de la competencia.

Scott Dixon fue tercero, intentando una estrategia de combustible sobre el final que no terminó de funcionar ya que se vio superado en pista por Power y Carpenter, pero logró ser el mejor usuario de Honda, junto con Alexander Rossi y Ryan Hunter Reay que completaron los cinco mejores.

Rossi hizo una gran demostración, largando desde el puesto 32, subiendo posiciones poco a poco sobre el inicio pero en la segunda mitad haciendo maniobras de gran calidad, superando hasta tres autos a la vez, mientras que Hunter Reay fue consistente entre los mejores, pero no fue suficiente para luchar por el premio grande.

Simon Pagenaud arribó en la sexta plaza, la cual es hasta el momento su mejor en esta carrera en la que clasifica bien, pero no logra cerrar como protagonista.

Carlos Muñoz cerró en una gran séptima posición en su regreso a la categoría y también su retorno a Andretti Autosport. No tuvo auto para pelear la punta, por lo que estuvo constantemente entre el top 15, mejorando su rendimiento en la parte final de la carrera.  Josef Newgarden acabó octavo, Robert Wickens en noveno, posicionado como el mejor novato, que no es consolación pero logró enderezar una dura carrera para Schmidt Peterson Motorsprot. Terminando con los diez mejores encontramos a Graham Rahal.

Gabby Chaves no pudo repetir la novena posición del año pasado, pero tuvo una carrera limpia con su equipo Harding Racing, siendo 14to y en la vuelta del líder.

La carrera tuvo una complicación muy grande llamada “curva 2”, la cual hizo que muchos pilotos perdieran el control de sus máquinas y se accidentaran, como Tony Kanaan, Helio Castroneves, Danica Patrick que se despedía del deporte, Sebastien Bourdais y Ed Jones.

Kanaan lideró un buen puñado de vueltas, siendo quien más Indy 500 ha liderado con 15, superando a su actual jefe de equipo AJ Foyt. El paulista era el líder virtual cuando se había detenido a mediados de competencia pero debió regresar por un neumático pinchado, que lo dejó 22do y venía recuperando hasta el momento de su accidente.

Quienes tampoco la tuvieron sencilla fueron Kyle Kaiser y el equipo Juncos Racing, que luego de una auspiciosa clasificación la carrera se tornó complicada con una primera detención en pits fallida, la cual incluso acarreó una sanción pero luego cuando buscaban volver a la vuelta del líder un problema mecánico provocó que la máquina #32 del equipo argentino debiera abandonar.

El ganador defensor Takuma Sato tuvo una carrera corta, ya que en el giro 45 no pudo evitar una colisión con James Davison que tuvo una importante perdida de rendimiento y quedó en mala posición en la pista, siendo imposible para el nipón evitar el golpe.

La competencia sufrió nueve abandonos y 17 máquinas terminaron en la vuelta del puntero, siendo el último Oriol Serviá que también intentó una estrategia de combustible arriesgada que no resultó al catalán.



 

Fuente: RosarioN / indycaraldia.com