Basquet
Tuesday 16 de January de 2018 - 16:05:18

San Lorenzo aplastó a Quilmes y sigue en lo más alto de la LNB; ganaron Atenas y Boca

▓ BÁSQUET - LNB ••• San Lorenzo de Almagro (10 victorias y 1 derrota), actual bicampeón de la Liga Nacional de Básquetbol, superó hoy a Quilmes de Mar del Plata (3-7) por 110-91 como visitante, en uno de los tres encuentros de la jornada. San Lorenzo no contó con los lesionados Matías Sandes (codo derecho) y Mathias Calfani (esguince de tobillo derecho) aunque en la pintura tuvo la gran labor del ala-pivote Gabriel Deck (23 puntos y 10 rebotes) y el pivote cubano Javier Justiz Ferrer (19 unidades y 5 recobres). Por otro lado, Atenas de Córdoba se impuso 87-71 ante Estudiantes de Concordia con Jerome Meyinsse como goleador de la noche para el local, con 19 tantos y 10 rebotes. En tanto, en Junín y sobre la hora, Boca se impuso 85-83 ante Argentino gracias a una anotación agónica de Adrián Boccia, que fue el goleador del encuentro con 23 puntos 

tamaños

IMPRIMIR

█ - Un tiempo le aguantó Quilmes a San Lorenzo. Veinte minutos en los que rayó la perfección ofensiva. Cuando fue apenas normal, sufrió en carne propia la jerarquía individual y colectiva de un equipo arrasador, que anotó a placer hasta llegar a un 110-91 lapidario por una nueva fecha de la Liga Nacional de básquetbol.

No fue precisamente de la mano de la defensa como Quilmes se le plantó a San Lorenzo. No pudo disimular su carencia de centímetros y de potencia en el poste bajo. El bicampeón, con el cubano Justiz dominando claramente a Basualdo, obtuvo ventajas de movida jugando bien profundos sus ataques. El centroamericano anotó seis de sus siete tiros de dos puntos en el cuarto inicial sin que el conjunto local pudiera oponerle algún obstáculo en el camino.

Sin embargo, pese a ese dominio interior, San Lorenzo no logró producir un quiebre. ¿Por qué? Acaso porque, sabiéndose superior, elige los momentos en los que apretar el acelerador. Pero, fundamentalmente, porque Quilmes jugó un primer tiempo ofensivo de alto vuelo.

A partir de una gran conducción de Ferreyra siempre encontró caminos claros hacia el aro rival. Los de Bianchelli atacaron con buenos pases y estuvieron respaldados por grandes porcentajes. El propio base y Flor se hicieron cargo de la mayor parte de un interesante caudal ofensivo en el primer cuarto, finalizado con victoria visitante por 26-21.

Con Justiz descansando un rato en el banco, San Lorenzo no fue menos peligroso en el segundo cuarto. Blair, su sustituto, no fue tan contundente, pero igual ocasionó problemas cargando el rebote ofensivo. A partir de no poder relajarse con él o con Deck, los tiradores visitantes siempre tuvieron espacios en el perímetro para lanzar con tranquilidad y eficacia.

Tampoco pudo el elenco de Gonzalo García escapar en esta ocasión. La razón fue el ingreso esplendoroso de la rotación quilmeña, en especial de Cantón y Basabe. Entre ambos anotaron 24 puntos en el cuarto (14 del pivote rosarino, 10 del nacido en La Dulce) y fallaron apenas un tiro de cancha. Más allá de su inspiración, siempre se los buscó con lucidez.

Contra otro rival, esa super producción ofensiva le hubiera permitido a Quilmes imponerse con autoridad. Ante San Lorenzo apenas si le permitió empatar el marcador en tres ocasiones (en 26, en 37 y en 51) antes del triplazo con el que José Vildoza cerró el primer tiempo.

Después, lo previsible. Los de Gonzalo García apretaron un poco atrás, consiguieron que Quilmes falle un poco en ataque -Flor forzó varias acciones- y se tomaron el buque. Claro que, mientras escapaban, los tres mejores “tricolores” del primer tiempo (Ferreyra, Basabe y Cantón) veían buena parte de las acciones sentados en el banco.

A cada rebote “santo” le siguió una corrida letal. Terminada con una bandeja o, peor, con un tiro de tres puntos. Y Aguirre y Deck, quienes jugaron un primer tiempo apenas normal, aparecieron en toda su dimensión. En tres minutos, entre los 3’ y los 6’ del parcial, San Lorenzo sacó una luz de quince puntos. Letal. Decisiva. Quilmes, que encajó 33 puntos en un cuarto que finalizó 87-72 para los visitantes, ya no tuvo cómo volver.

El cuarto final le sobró al partido. Fue apenas un escenario para disfrutar de la jerarquía de Deck y compañía, que llegaron a los 110 puntos como si nada. En semejante escenario, Quilmes, que sumó su quinta caída en fila, nada podía hacer.

Por otro lado, Atenas de Córdoba se impuso 87-71 ante Estudiantes de Concordia con Jerome Meyinsse como goleador de la noche para el local, con 19 tantos y 10 rebotes.

En tanto, en Junín y sobre la hora, Boca se impuso 85-83 ante Argentino gracias a una anotación agónica de Adrián Boccia, que fue el goleador del encuentro con 23 puntos 


 

Fuente: RosarioN / pickandroll.com.ar