Otros
miércoles 04 de agosto de 2021 - 05:41:14

Luis Scola y su emotiva despedida del seleccionado argentino: “Me voy en paz”

JJOO TOKIO 2020 - BÁSQUET ♦ Una medalla de oro en Atenas 2004. Una medalla de bronce en Beijing 2008. Dos subcampeonatos mundiales, en Indianápolis 2002 y China 2019. Y tantos otros logros más, no solo deportivos, sino también personales. Porque el reconocimiento unánime que tuvo Luis Scola este martes, en su despedida del seleccionado argentino de básquetbol al que tanto le dio, no es cosa de todos los días. “Me voy en paz”, dijo el gran capitán. “Intenté apartarme de todo este tiempo y se me vino todo de golpe. Intenté mantener la compostura lo más que pude. Quería llegar hasta el último momento trabajando a mi manera y lo pude conseguir”, analizó Scola, quien solo consiguió 7 puntos en la eliminación de Tokio 2020 ante Australia, pero embolsó, por el contrario, una emotiva ovación de propios y extraños, en su última vez con la celeste y blanca pegada a su pecho.

tamaños

IMPRIMIR

Luis Scola se retiró de la cancha a 50 segundos del final y, entre lágrimas, recibió un emotivo aplauso por parte de todos los presentes, incluidos los jugadores y el cuerpo técnico rival, que frenaron el juego durante casi dos minutos.

"Me agarró con la guardia baja, no me lo esperaba porque pensé que iba a terminar el partido jugando. Cuando levanté la cabeza y vi a toda la gente, a los rivales, me emocioné. Lo agradezco mucho de corazón", manifestó Scola.

Y agregó: "Es un regalo que me llevó para siempre, no lo voy a olvidar nunca. Agradezco a los jugadores de Australia y a todos los que estaban en la cancha. Es un poco el premio final, lo máximo que uno puede conseguir. Ya me iba bien, pero ahora me voy un poco mejor. La palabra que se me viene a la cabeza es paz, me voy en paz".

Es el último eslabón de la histórica "Generación Dorada" que al básquetbol, y al deporte argentino, le dio tantas alegrías y emoción durante 20 años, más allá que como dijo "Luifa", lo que viene en cuanto a jugadores también dará que hablar.

La medalla dorada en Atenas 2004 con victoria incluida sobre el Dream Team de los Estados Unidos seguramente sea uno de los hitos deportivos más grandes de la Argentina y allí estuvo Scola, que en Tokio 2020 llegó a sus quintos Juegos Olímpicos con la camiseta albiceleste.

Pero también se lo recordará por haber asumido roles protagónicos en función de cambios importantes estructurales en el básquetbol argentino, pese a estar alejado de la Liga Nacional que lo vio nacer a mediados de la década del 90. En algún momento, bajo la voz del pivot de 40 años y capitán de la "Generación Dorada", se plantó pidiendo modificaciones en las estructuras jerárquicas de la Confederación de Básquetbol (CABB).

Sus compañeros, además, tuvieron emotivas palabras para Scola: "Luis es una persona que vamos a extrañar muchísimo, que nos ha guiado durante mucho tiempo. Creo que nuestra generación tiene que seguir trabajando muchísimo, basarnos en los valores y en todas las cosas que nos ha pasado él y toda la generación dorada", expresó Nicolás Laprovittola.

Facundo Campazzo, por su parte, señaló: "Va a haber un antes y un después de Luis, él cambió todo para bien. Lo vamos a extrañar mucho, estuvo en increíbles generaciones y en todo momento nos ayudó a escribir nuestra propia historia. Es un privilegio".

También hubo lugar para el entrenador bahiense Sergio Santos Hernández, a quien en alguna oportunidad Scola catalogó como el mejor DT que tuvo en su carrera, "Él es muy generoso, Creo que es el mejor deportista que ha dado nuestro territorio. Hoy no podíamos olvidarnos que había un detalle no menor, o quizás el más importante de todos, el retiro de Luis", confió.

"Nuestra relación empezó conmigo como maestro y él alumno, y terminó al revés. Le agradezco de corazón", remarcó "Oveja", visiblemente emocionado.

"El legado que deja Luis es increíble, todos en algún momento nos pusimos atrás de él. El nivel de liderazgo, de ejemplo de constancia, de ética, de trabajo, de respeto y de honrar lo que hace... con él aprendí que ganar es chiquito, que salir campeón no es lo más importante, sino honrar lo que vos hacés en la vida", cerró.

Las lágrimas de Scola en su despedida.

Capitán con el ejemplo y con la palabra: Ginóbili y Hernández elogiaron a Scola

Luis Scola rompió paradigmas, ya sea como basquetbolista por mantenerse en lo alto de la competencia internacional con 41 años, o por su liderazgo dentro de cada equipo en el que estuvo, pero en especial por la representación con la camiseta del seleccionado argentino.

Es por eso que su liderazgo como capitán nacional resultó un estandarte en el Mundial de China 2019, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y en el proceso previo a la clasificación, cuando con el ejemplo llevó a un nuevo equipo, ya sin las figuras de Emanuel Ginóbili, Andrés Nocioni y Fabricio Oberto, entre otros, a una nueva final del mundo y en consecuencia a la participación olímpica.

Tal vez, la foto que mejor reflejó y sintetizó su capacidad de liderar quedó grabada en el consuelo al entrenador, Sergio Hernández, al que él le anticipó que ese grupo estaba para jugar una semifinal como "mínimo", en la previa de un campeonato mundial de 2019 que se presentaba como imposible por la categoría de Francia, Serbia, España y Estados Unidos.

Y dos años después, apenas confirmada la salida de Scola tras quedar afuera de Tokio 2020 a manos de Australia (97-59), el DT contó: "La relación con Luis Scola empezó conmigo como maestro y él como alumno, y termina al revés. Yo con él aprendí que ganar no es lo más importante: lo más importante es honrar cada segundo lo que hacés en la vida, hagas lo que hagas".

Las palabras del DT tienen un correlato con lo que había contado en 2019 durante una rueda de prensa: "Hace un año, después de un partido, no me acuerdo si de entrenamiento u oficial con la Selección Argentina, Scola me habló después del juego: 'coach, tenemos que hablar con el equipo acerca de las semifinales del Mundial, podemos jugar las semifinales. Si queremos ir a Tokio 2020, necesitamos jugar las semifinales y podemos hacerlo', me dijo".

Hernández le replicó: "¿Estás seguro? Ok, vos lo sabés mejor que nadie", y destacó que "él jugó diez años en Europa, en la NBA como otros diez años también. Este es su quinto Mundial, ahora va a su cuarto o quinto Juego Olímpico, por eso es 'el hombre' del equipo", argumentó.

El diálogo anticipó un rendimiento único para un jugador de su edad, que terminó dentro del quinteto ideal de China 2019 y se quedó con el récord de mayores presencias en los mundiales y con el de goleador.

Los elogios en estos años se extendieron a sus excompañeros: Emanuel Ginóbili, el mejor argentino de todos los tiempos en el básquet, dijo en mayo 2020: "A Scola hay que sacarlo con un tiro en la frente para que no juegue los Juegos Olímpicos después de todo lo que hizo para clasificar. Se merece terminar jugando con la camiseta que le dio tantas alegrías y a la que tantas alegrías le dio".

En ese momento los Juegos Olímpicos, como la vida entera, era una incógnita mundial frente al avance de la pandemia de coronavirus, que finalmente afectó a la cita deportiva con la ausencia del público y la aplicación de diversos protocolos sanitarios.

La imagen utilizada por Ginóbili, el único basquetbolista argentino que ingresó por ahora al Salón de la Fama de la NBA de los Estados Unidos y con cuatro anillos ganados en la competencia por excelencia en el mundo, sintetizó el amor de Scola por la Argentina y su capacidad de reinventarse a más de 17 años de la medalla dorada en Atenas.

Por último, Nocioni, reconocido por su entrega en la cancha, redundó en esas palabras cuando aseguró: "Si él dice 'vamos a entrenar con la Selección' no se queda tomando mate con Sergio Hernández, se pone y lo hace. No habla mucho pero predica con el ejemplo".

Scola deja un legado que ahora será tomado por Facundo Campazzo, Patricio Garino, Nicolás Laprovíttola, Gabriel Deck y Marcos Delía. Él los hizo mejores y ellos le mantuvieron el fuego prendido, al punto que se volvió de su paso por la Liga de China y decidió irse a Italia para probar dos años y llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, sueño que no se frustró a pesar de la pandemia del coronavirus.

Claro, los aplausos finales de un vacío estadio de Saitama, con el reconocimiento de sus rivales y hasta incluso de los árbitros, dejaron la incógnita de cómo se hubiese ido con el público argentino desde las tribunas.

La "Generación Dorada" se sumó a la despedida

La histórica "Generación Dorada" del básquetbol argentino se sumó a la despedida de Luis Scola con emotivos mensajes de sus integrantes ante la última función de "Luifa".

"Cuánta emoción en ese último aplauso!! Gracias Luis Scola por enseñarnos tanto en estos años y por liderar con el ejemplo siempre. Un lujazo de compañero. Aplaudo de pie!", expresó Emanuel Ginóbili.

Y agregó: "Sigo un poco tocado. Qué pedazo de profesional!! Qué ética de trabajo, compromiso... Qué facilidad para hacer puntos!! Irrepetible por tantas cosas. Gracias de nuevo Luifa".

Andrés Nocioni, por su parte, se sumó a los aplausos y escribió "Gracias Luis" en su cuenta oficial de la red social Twitter, mientras que Alejandro Montecchia se hizo eco y le agradeció al eterno capitán de 41 años.

Fabricio Oberto, en tanto, publicó: "Sin dudas un gracias no es suficiente por todo lo que hiciste, pero es la palabra que encontramos todos en este momento, en medio de la emoción y después de ese último aplauso en Saitama. Gracias Luifa".

Messi también se unió a los agradecimientos

Lionel Messi resultó otra de las figuras del deporte mundial que se unió a los agradecimientos y elogios a la figura de Luis Scola, el histórico capitán del seleccionado de básquetbol, que hoy jugó su último encuentro oficial a los 41 años.

Mientras disfruta de sus últimos días de vacaciones antes de finiquitar su continuidad en el Barcelona, el histórico goleador del combinado albiceleste de fútbol se refirió a su par en el básquetbol y escribió: “Tu impresionante carrera te convirtió en un gran referente del deporte argentino y todo el mundo”.

“Gracias Luis Scola”, finalizó el astro del fútbol, que viene de consagrarse campeón en la Copa América Brasil 2021

Scola disputó esta mañana su último cotejo con el representativo de su país, en la derrota 59-97 ante Australia, por cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio.

El exjugador de Houston Rockets, Brooklyn Nets, Indiana Pacers y Toronto Raptors, entre otros equipos NBA, le puso fin a su carrera deportiva en el Super Arena de la ciudad de Saitama, en donde no sólo fue homenajeado por compañeros e integrantes de su cuerpo técnico sino también por los componentes del seleccionado de Oceanía, que lo aplaudieron de pie, a poco menos de un minuto para el cierre, cuando fue sustituido.

Scola se erige en el máximo goleador de la historia del seleccionado albiceleste con 2857 puntos en 173 partidos. Además es el cuarto mejor anotador en la historia de los JJ.OO (disputó cinco), con 591 tantos, luego de los 7 conseguidos hoy en el tropiezo ante los australianos.

El ala pivote, que surgió en las divisiones formativas de Ferro, obtuvo con el seleccionado argentino la medalla de oro en Atenas 2004 y la de bronce en Beijing 2008.


 

Fuente: RosarioN / ESPN / diariojornada.com.ar