Tenis
Thursday 24 de January de 2019 - 00:40:27

Djokovic, a semis en menos de una hora por retiro de Nishikori; Pouille logró eliminar a Raonic

█ TENIS - ABIERTO DE AUSTRALIA ► Novak Djokovic ya está en las semifinales del Open de Australia. Lo ha hecho de forma mucho más cómoda de la esperada, tras superar por 6-1, 4-1 y retirada a un Kei Nishikori que ha pagado el esfuerzo físico hecho durante su partido de más de cinco horas en octavos frente a Pablo Carreño. Con apenas cincuenta minutos de partido, el japonés ha decidido retirarse por problemas físicos. El serbio enfrentará ahora a Lucas Pouille, que logró derrotar a una de las grandes sensaciones, hasta ahora, del Open de Australia. Milos Raonic. El francés logró cerrar el pase a las semifinales tras derrotarlo en el tercer partido de los cuartos de final masculinos por 7-6(4), 6-3, 6-7(2) y 6-4.

tamaños

IMPRIMIR

Novak Djokovic ya está en las semifinales del Open de Australia. Lo ha hecho de forma mucho más cómoda de la esperada, tras superar por 6-1, 4-1 y retirada a un Kei Nishikori que ha pagado el esfuerzo físico hecho durante su partido de más de cinco horas en octavos frente a Pablo Carreño. Con apenas cincuenta minutos de partido, el japonés ha decidido retirarse por problemas físicos.

Veinte minutos antes, una vez acabado el primer set, Nishikori había solicitado la atención del fisioterapeuta por problemas en el muslo derecho. Con poca movilidad y con menos precisión, el japonés ha sufrido un calvario ante un Djokovic que ha arrasado sin necesidad de forzar la máquina. Nishikori lo ha pasado especialmente mal al poner en juego la bola en el saque, situación que ha provocado posiciones muy cómodas para un Djokovic que no ha perdonado.

No ha habido mucha historia en un duelo en el que Djokovic no ha encontrado oposición a sus servicios y en el que ha dominado con comodidad al japonés. Catorce golpes ganadores frente a cinco y tan solo nueve errores no forzados por veintiocho de Nishikori han sido fiel reflejo de ello. Lo cierto, eso sí, es que Djokovic también ha encontrado un escenario propicio para soltar su brazo y para coger confianza de cara a las semifinales.

De salida ha roto Djokovic el servicio de Nishikori. El serbio ha cogido la iniciativa desde el fondo de pista, con puntos rápidos ante un Nishikori sin apenas movilidad, dispuesto a arriesgar más de la cuenta con sus golpes con el fin de no correr. A pesar de algunos regalos del serbio con su derecha, poco habituales, el 6-1 ha sido incontestable. Ha pedido entonces tiempo médico Nishikori, a quien se ha aplicado un masaje y un vendaje en su muslo para ver si mejoraba en sensaciones de cara a la segunda manga.

En ella se ha apuntado el primer juego el japonés, un espejismo ante lo que ocurría en la pista. A toda velocidad, Djokovic se ha llevado cuatro juegos consecutivos, sin dar ninguna opción a la esperanza a un Nishikori quue, dispuesto a no sufrir más, ha decidido retirarse.

De esta manera, Djokovic será el rival en semifinales el próximo viernes contra Lucas Pouille, a quien se medirá por primera vez en el circuito. Regresa así ‘Nole’ a una penúltima ronda de Melbourne que no pisaba desde 2016. Eso sí, en las seis ocasiones en las que la alcanzó, el serbio fue el protagonista de la foto final con el trofeo.

 

 


Pouille ganó a Raonic y se estrenará en semis de Grand Slam

Lucas Pouille ha logrado este miércoles derrotar a una de las grandes sensaciones, hasta ahora, del Open de Australia. Milos Raonic,verdugo en rondas anteriores de Nick Kyrgios, Stan Wawrinka o Alexander Zverev, ha visto cómo el francés le ha cerrado el pase a las semifinales del torneo de Melbourne tras derrotarle en el tercer partido de los cuartos de final masculinos por 7-6(4), 6-3, 6-7(2) y 6-4.

Tres horas de partido ha necesitado el francés para ganar al canadiense en un partido entre dos grandes pegadores. Sin embargo, Raonic ha visto cómo su primer saque no ha funcionado con la alta efectividad que suele ser habitual en su raqueta, lo que ha provocado que, con el segundo, Pouille le sometiera a un asedio continuo desde el peloteo del fondo de pista.

Todo pese a que no arrancaba nada bien el partido para el francés, que cedía de inicio su saque y, con ello, una gran oportunidad para que Raonic se lanzara en búsqueda de la primera manga. El canadiense llegaba a disponer de un 5-2 a su favor en ella, pero en el momento de la verdad, con 5-3 y saque, Pouille lograba forzar peloteos desde el fondo de pista que acababan por derribar la paciencia de su rival. El francés, con el contra-break en el bolsillo, forzaba minutos después el tie-break, en el que una doble falta de Raonic con 4-3 abajo para él acababa siendo el regalo perfecto para un Pouille que no dejaba escapar su oportunidad (7-4).

Tiraba de su saque Raonic para aguantar en el inicio del segundo set, pero este no le funcionaba en el cuarto juego. Pouille le jugaba con acierto a un revés que provocaba estragos en el canadiense, quien veía cómo una nueva ruptura volvía a dibujar un camino poco propicio para él. En efecto, repartiendo su juego con la derecha con el saque y sin gastar más fuerzas de la cuenta al resto, Pouille caminaba a un 6-3 que ponía al subcampeón de Wimbledon 2016 contra las cuerdas.

Raonic sabía que sus opciones pasaban por aguantar el servicio, y se agarraba a él con todo en el tercer set. Era Pouille quien, soltándose con el revés, disponía de tres opciones de quiebre en la segunda mitad del parcial, pero el canadiense tenía para entonces muy bien calibrado su saque. Tras un largo noveno juego, que lograba apuntarse, Raonic cogía la confianza necesaria para arriesgar en el inicio del tie-break, conseguir tres mini-breaks (6-0) y cerrar sin mayores complicaciones el 7-2 que alargaba el partido.

Nuevamente le tocaba resistir con su servicio para tener opciones, pero Pouille no estaba dispuesto a que el encuentro se alargara más de la cuenta. Seguro con su saque y haciendo daño desde el resto a la mínima oportunidad, el francés llegaba al 5-4 que obligaba a Raonic a sacar para seguir vivo en el partido. Y, entonces, los nervios llegaban. A pesar de salvar dos bolas de partido, una con una enorme volea de revés y otra con una derecha marca de la casa, Raonic no podía sacudirse la presión de Pouille, decidido a buscarle el revés. Se lo acababa encontrando, ya que a la tercera oportunidad de cierre Raonic mandaba su golpe paralelo al pasillo de dobles para que Pouille sellara su pase a semifinales.

Serán las primeras de Grand Slam para él, tras haberse quedado en cuartos en sus dos primeras apariciones en esta ronda en un ‘major’, en 2016 tanto en Wimbledon como en el US Open. Tras un camino firme por Melbourne, con sustos como el de tercera ronda ante Popyrin pero con dos grandes victorias frente a Coric y Raonic en los últimos partidos, el francés espera ahora a Djokovic..

 

 


 

Fuente: RosarioN / ESPN / mundodeportivo.com